Dietas mágicas

sábado, enero 19, 2013

La mayoría de las personas anhelan soluciones mágicas y muy rápidas, cuando se desea bajar de peso, se puede observar que personas bajan rápidamente de peso, pero al poco tiempo lo recuperan y aún más que el peso anterior.

Esto ocurre porque soluciones muy rápidas, llevan a descomposiciones muy aceleradas, el peso corporal esta sujeto a la naturaleza, no podemos desafiarla.

Mujeres y hombres eligen constantemente participar en programas de adelgazamiento, que casi siempre son más peligrosos que útiles.

El bajar de peso implica tanto una pérdida de masa grasa como masa magra (muscular), es esta pérdida de tejido muscular lo que frustra el éxito a largo plazo, aun si se entrena en un programa de entrenamiento para perder peso, algo de masa muscular se pierde.

Esta masa magra es el determinante primario del metabolismo, cuando se produce una perdida de ella el organismo entra en colapso.

Las llamadas dietas mágicas que suelen salir en revistas u otros medios o dietas muy restringidas en calorías son temporalmente exitosas, no por ser bajas en hidratos de carbono sino por ser muy restringidas en calorías.

 Según la Doctora y especialista en Nutrición Cristina Delamata, “un preconcepto muy común es que los rebotes ocurren por dietas con medicación. Mientras los rebotes ocurren “fisiológicamente” tras etapas de gran restricción calórica”

Eliminar alimentos como arroz, papas, zanahorias, legumbres, granos enteros, no es salubre, no existe ningún beneficio de eliminar estos grupos de alimentos a la hora de perder peso. La mejor manera de perder peso es no subir de peso, adoptando conductas alimentarias saludables, realizar una actividad física adecuada y adaptada a cada condición según cada persona para poder practicarla de forma continua, optar por alimentos saludables como frutas, verduras, granos enteros (cereales), legumbres, completando con lácteos descremados, y productos libres de grasa saturada (mayonesa, manteca, carnes grasas, lácteos enteros, entre otros). Para evitar caer en estas dietas mágicas, rápidas, con sus consecuencias riesgosas, podemos asesorarnos sobre cambios saludables y siempre recordar que una de las características de los planes alimentarios es que son  individuales y personalizados. Finalmente lo que se necesita para estar saludable no solo en su parte física si no también en lo emocional, aceptarse como uno es y si no se esta contento ponerse en acción, para lograr modificaciones con efectos saludables, siempre y cuando uno pueda ser libre, no condicionarse por lo que nos imponen las tiranías de las dietas o modas.

 Licenciadas en nutrición  María Cudós y Ana María Diangelo.

 

Deja un comentario