El huevo y la salud cardiovascular

lunes, junio 28, 2010

                                                                                                      Fuente: Centro de Investigación Nutricional.

El colesterol es un alcohol esteroide de gran importancia para el normal crecimiento y funcionamiento del organismo, ya que esta sustancia es precursor de vitamina D, corticosteroides, hormonas sexuales, ácidos biliares y  además forma parte del sistema nervioso.

 El huevo fue siempre un alimento muy bien conceptuado por su alto valor nutritivo y jamás se hubiera pensado que este alimento dañara pero durante la década del ’70 la “colesterolfobia” se difundió entre la población, acrecentada por los profesionales de la salud.  Es así como en 1972, la American Heart Association –AHA- publicó una restricción  al consumo de huevo justificada por el alto aporte de colesterol proveniente de este alimento y su relación con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

 Años de investigación posteriores, dieron como resultado la publicación de artículos científicos que demostraban (y continúan demostrando) que el huevo no daña la salud de las personas sin alteraciones metabólicas, y que además aporta numerosos nutrientes que contribuyen a promover la salud.

No hay evidencia de mayor colesterol en sangre (en cantidades significativas) en gente adulta sana por mayor consumo de huevo.

Debido a estas investigaciones, ya desde el año 2000 la AHA, recomienda el consumo de un huevo diario en personas sanas dentro del marco de una alimentación equilibrada.

El principal responsable del aumento del colesterol sanguíneo son las grasas saturadas. El colesterol aportado por la dieta (400 mg/dia en promedio) solo influye sobre el colesterol sanguíneo en un 22%, el 78% restante corresponde a la biosíntesis endógena de colesterol (850 mg/d).

 En 1999 el Journal of the American Medical Association publicó una de las investigaciones más relevantes realizadas hasta el momento en materia de consumo de huevo y su implicancia en el colesterol sanguíneo. La misma fue llevada a cabo por más de 10 años en la Universidad de Harvard, utilizando una muestra de 117.000 sujetos. 

Los individuos estudiados fueron clasificados en grupos según la cantidad de huevos a ingerir, desde los que consumieron menos de un huevo por semana hasta los que consumieron más de 1 huevo por día.

La conclusión resultó que: “La reducción del consumo de huevo ha sido ampliamente recomendada para disminuir los niveles de colesterol sanguíneo y prevenir la enfermedad cardíaco-vascular pero con este estudio realizado en 117.000 hombres y mujeres llevado a cabo por más de 10 años, no se hallaron evidencias significativas de una asociación total entre el consumo de huevo y el riesgo de enfermedad cardíaco-vascular o accidente cerebro-vascular ni en hombres ni en mujeres” (JAMA, 1999; 281: 1387-1394. A prospective study of egg consumption and risk of cardiovascular disease in men and women. Frank B. Hu et al.)

 En la actualidad los estudios siguen confirmando estos resultados, tanto es así que el International Journal of Cardiology publicó en el 2005 un estudio donde el consumo de 2 huevos diarios no presentó efecto nocivo sobre la función endotelial ni aumentó los niveles de colesterol. (International Journal of Cardiology 2005; 99:65-70).

 Con respecto al contenido lipídico del huevo, éste aporta 4,5 grs. de grasa por unidad, la cual se encuentra en la yema. La misma está formada por 1/3 parte de grasas saturadas y 2/3 de grasas mono y poliinsaturadas. Dentro de éstas últimas, el mayor porcentaje pertenece a los ácidos grasos monoinsaturados (oleico de la familia omega 9) los cuales favorecen al descenso del colesterol total y LDL y al aumento del colesterol HDL a nivel sanguíneo. También se ha comprobado que aumenta la concentración de apolipoproteína A-I, a la que se le atribuye un papel antiaterogénico importante. La fracción restante corresponde a los ácidos grasos poliinsaturados (linoleico de la familia omega 6 y alfalinolénico de la familia omega 3), ambos considerados esenciales debido a la incapacidad del organismo de poder sintetizarlos.

 Centro de Investigación nutricional.

Av. Corrientes 119 7º piso of. 709 – C1043AAB

Capital Federal – Argentina – Tel/fax: 4515-8200 int. 3334

infocin@arnet.com.ar – www.infocin.com.ar

Deja un comentario