¿La fruta antes o después de las comidas?

  • Argumentos de quienes sugieren consumirla fruta previo a  las comidas:
    • Si se toma antes produce saciedad por su aporte de fibra, evitando una ingesta excesiva posterior. El orden en que se ingieren los alimentos no importa si la cantidad de calorías es la misma.
    • Algunos recomiendan comerla antes de las comidas para evitar así posibles dificultades digestivas consecuencia de la fermentación de los azúcares. Asimismo señalan que la fruta posee ciertas sustancias ácidas que estimulan las secreciones del estómago lo que facilitaría la digestión.

No es cierto el mito que afirma que si se toma la fruta después de las comidas, ésta fermenta en el estómago. La fruta no fermenta en el estómago, independientemente de que se tome antes o después de comer. El estómago no es un departamento dividido en diferentes alturas, por lo que el hecho de que la fruta se tome al final de la comida no significa que ésta quede en la parte superior del estómago y vaya a fermentar. 

  • Argumentos de quienes sugieren tomar la fruta después de las comidas, como postre:
    • Tradicionalmente se come como postre, podemos seguir manteniendo la costumbre si no modificamos el resto de la comida. Es decir podemos tomar fruta como postre dentro de un contexto de alimentación equilibrada (hay que recordar que el equilibrio no se consigue en una sola comida sinó a lo largo de los días, aproximadamente 2 semanas)
    • El sistema digestivo es lo suficientemente eficiente y su capacidad de aprovechamiento vitamínico es muy elevado, no se pierden demasiadas vitaminas sensibles al medio ácido.
    • Comer la fruta como postre evita la ingestión de otro tipo de alimentos (dulces, etc.) que poseen mayor valor calórico y contenido en grasas. También es bueno como postre porque los ácidos que contienen ayudan a realizar una limpieza de la boca.
  • Argumentos de quienes sugieren tomar la fruta entre las comidas principales:
    • Como merienda o a media mañana para aprovechar al máximo sus cualidades vitamínicas. Al estar sola en el estómago, la fruta permanecerá menos tiempo en contacto con los fuertes ácidos y por lo tanto la merma vitamínica será menor.

Conclusión:

 Si tu problema es de exceso de peso, la fruta, como el resto de los alimentos, aporta las mismas calorías independientemente del momento en que la ingieras.

Si la eliminas de las comidas principales, no la sustituyas por otro postre, sino que puedes optar por consumirla en otro momento, que puede ser como colación de media mañana o media tarde o como parte de tu merienda o desayuno. Cualquier otra opción es también válida mientras no la elimines de tu alimentación. 

 Nuestra recomendación es que  puedes ingerirla cuando quieras, lo que tengas por costumbre o lo que te parezca más agradable. La fruta al igual que las verduras deben formar parte de tu plan de alimentacion diario, siempre dentro de un contexto saludable, y de esta manera no hay forma de que pueda caerte mal , así que continúa disfrutándola como antes. Pero sin prejuicios.